Combate medieval, un deporte con armadura


La fascinación por la Edad Media es un fenómeno que se extiende en todo el mundo, no sólo por el éxito de las series y de la literatura que se inspiran en la época, sino también por actividades como el combate medieval.

Este deporte de contacto, que nació en Europa del Este hace unos 20 años, actualmente se practica en varios países, entre los que se encuentra la Argentina.

En Mar del Plata, son los Dragones Atlánticos los encargados de entrenar y competir en esta disciplina deportiva. El club (creado hace cuatro años) es el único de este tipo en la vecina localidad y es el acceso más cercano que tenemos los miramarenses para ver (o participar de) un enfrentamiento con espadas, armaduras y escudos en pleno siglo XXI. Si te lo estás preguntando, la respuesta es no: las armas no tienen filo ni punta, pero sí tienen que ser fieles a las que se usaban. Aclarado esto, los integrantes de D.A, nos explican de qué se trata realmente este deporte.

Los dos miembros fundadores del club marplatense son Ignacio Montrasi, entrenador de categorías grupales, y Federico Fischer, entrenador de categorías individuales. Ambos fueron parte de la selección nacional de 2016, año en el cual Argentina ganó la copa “Will to Win” (Voluntad de ganar) por su gran desempeño en todas las categorías.  Actualmente, el club cuenta con la asistencia de varios de sus luchadores que se han capacitado pedagógicamente para enseñar.

¿En qué se basa el entrenamiento?

El deporte se destaca por una gran exigencia física, por lo que los entrenamientos abarcan la esfera de aeróbico, potencia y fuerza, para poder soportar el peso de la armadura completa (de unos 25 kilos, aproximadamente) y ser capaz de moverse con ella. También, constan de una parte técnica en la cual se aprende el manejo de las armas y las posturas corporales adecuadas para la lucha. Tomamos técnicas de diferentes disciplinas, tanto de artes marciales como de entrenamiento funcional. Todo esto siguiendo las reglamentaciones internacionales.

¿Hay algún tipo de formación teórica?

El deporte se basa en los reglamentos tanto de HMB (Historical Medieval Battles) e IMCF (International Medieval Combat Federation), que son las dos ligas que nuclean el deporte a nivel internacional. Vistas desde afuera, las peleas pueden parecer iguales, pero en los reglamentos se encuentran grandes diferencias.  Ambas ligas tienen representantes internacionales y a través de ellos nos llegan los reglamentos y sus actualizaciones.

¿Cuál es el requisito de la vestimenta?

Tanto las armaduras como las armas tienen que estar basadas en modelos históricos comprendidos entre los siglos XIII y XV. Todo es fabricado por nosotros, por lo cual nos basamos en documentaciones de la época. Además, las armas no pueden poseer filo ni punta (no está permitido el movimiento de estocada). Las armaduras se componen de dos grandes partes, la parte acolchada (o gambesón) y el metal propiamente dicho. Para esto existe un comité de historicidad que nos asesora y verifica que todo sea correcto.

¿Cuál es la edad promedio de quienes participan?

Los torneos oficiales exigen que los competidores sean todos mayores de edad (desde los 18 años), aunque nosotros entrenamos luchadores a partir de los 17 años. El promedio de edad en nuestro club es de 22 años aproximadamente. Hasta el momento nuestro club consta 25 integrantes.

¿Es diferente el entrenamiento femenino?

No, los entrenamientos son mixtos y la exigencia es igual para ambos géneros.

¿Cómo es un combate? ¿Cuáles son sus reglas básicas?

Los combates se pueden dividir en dos categorías generales: Grupales (o bohurt) e individuales (o duelos). En los combates grupales se busca derribar al equipo oponente en su totalidad o con una ventaja de 3 a 1, esta es la condición para ganar. La victoria de los combates individuales se define por puntos en cierto límite de tiempo (como el boxeo) y existen subcategorías: espada larga, espada y rodela, y espada y escudo. Los enfrentamientos están regulados por los “marshalls”, que ocupan el papel de un árbitro y se encargan de que se cumplan todos los reglamentos y las medidas de seguridad.

¿Qué beneficios otorga el combate medieval, más allá del entrenamiento físico?

Tanto las exigencias como los beneficios físicos, emocionales y mentales, son los mismos que en cualquier otro deporte de contacto competitivo, lo que caracteriza al combate medieval es la capacidad de llevar una armadura durante horas para completar un torneo. Además, los luchadores deben lidiar con una visión y respiración limitada debido al uso de yelmos. Por otro lado, las categorías grupales fomentan la unidad del grupo humano, debido a que los luchadores deben defenderse entre ellos para ganar.

¿Cómo debe ser la vestimenta del público que presencia el combate?

Los asistentes de los luchadores, llamados escuderos, organizadores y el ambiente general del torneo (artesanos y artistas), deben poseer indumentaria acorde a la época. Según las exigencias de la organización del evento, las vestimentas pueden ser estrictamente históricas o medieval fantásticas.

¿Hay una búsqueda de valores medievales en esta actividad?

Nuestro club busca una competencia sana y disciplinada, que coincidentemente, tiene muchos valores del código caballeresco de la época.

Imágenes cedidas por Dragones Atlánticos

Mirala
About the author/Acerca del autor/a

Mirala

Team work, desde 2010 trabajando con amor por lo que hacemos



Sin Comentarios

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Lo imprevisible
Proximo Tu signo este mes