Autoestima: sí, tiene que ver con todo


En esta entrevista, la licenciada  Gabriela Sigilli, psicóloga clínica de adolescentes y adultos
(MP 47209) nos ayuda a comprender la importancia de la autoestima a lo largo de toda la vida. 

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la conciencia del valor que tiene una persona para sí misma. Representa el punto más alto de lo que somos y de nuestras responsabilidades, con aspectos buenos y otros mejorables. Es un elemento básico en la formación de la subjetividad.

¿Cómo reconocer la alta y la baja autoestima en la niñez?

Cuando un niño adquiere una buena autoestima, se sentirá competente, seguro y valioso. Será responsable, se comunicará con fluidez y se relacionará con los demás de una forma adecuada. De manera opuesta, el niño con una baja autoestima no confiará en sus propias posibilidades ni en las de los demás. Se sentirá inferior frente a otras personas y se comportará de una forma más tímida, más introvertida, más crítica, con poca creatividad; lo cual en muchos casos, podría desencadenar conductas agresivas.

 ¿Qué huellas imprime la baja autoestima?

Una baja autoestima puede desarrollar en los niños: indecisión, desánimo, pereza, vergüenza y otros malestares. Sentimientos como el dolor, la tristeza y el rencor, si no son remediados, acaban por ganar formas distintas, que pueden llevar a una persona no solo a sufrir depresiones continuas y a sentirse culpable por cuestiones de las que no es responsable. Una baja autoestima también puede llevar a una persona a:

  • Sentirse desvalorada.
  • Compararse con los demás y verlos como “superiores”.
  • Sentir que jamás podrá rendir como los demás.
  • No tener objetivos.
  • No ver sentido en nada.
  • Convencerse de que es incapaz de lograr cualquier cosa que se proponga.
  • Tener cambios repentinos de humor, crisis de ansiedad, de pánico, reacciones inexplicables, excesiva envidia, miedos, hipersensibilidad, pesimismo e impotencia.

Durante la etapa que se extiende desde el nacimiento a la adolescencia, por su vulnerabilidad y flexibilidad, debemos buscar mejorar la autoestima de nuestros hijos. Todo lo que se consigue en este período puede sellar su conducta y su postura hacia la vida en la edad adulta.

¿Cuál es la importancia del apoyo familiar en el desarrollo de la autoestima?

Lo que la familia piense del niño es de fundamental importancia. En razón de eso, es recomendable que a los padres no se les escape reforzar los logros de sus hijos. Si en el proceso de aprender a caminar los mayores ven la situación como una obligación y no como una conquista del bebé, la criatura no se sentirá suficientemente estimulada para superarse. Nuestro esfuerzo debe vincularse al afecto, al cariño, a la observación, a valorar sus cualidades y a contenerlos cuando algo va mal. Para eso, es necesario favorecer los encuentros, las conversaciones y el contacto físico. 

¿Cuál es la relación entre la autoestima y la búsqueda de aceptación en la escuela?

En la escuela, la aceptación por parte de los compañeros es algo muy importante. Los niños y niñas que de cualquier forma dan la impresión de ser “diferentes” tropiezan frecuentemente con hostilidad, ridículo y hasta el rechazo por parte de sus pares. Esto es algo que provoca una gran caída de la autoestima, que a su vez, es lo que permite que les afecten estas burlas. Por eso, muchos moldean su forma de ser según lo que los demás quieren que sean. Eso puede acarrear problemas durante la adolescencia, por ejemplo con un mal ejercicio de su sexualidad, a través de conductas que rozan lo temerario, como puede ser la falta de cuidado en la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Mirala
About the author/Acerca del autor/a

Mirala

Team work, desde 2010 trabajando con amor por lo que hacemos



Sin Comentarios

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Otitis qué es y cómo prevenirla
Proximo Cambiá tu vida en 5 segundos