Animate a ver tu rueda de la vida


Arranca un nuevo año: ¿Dónde estoy? ¿Adónde voy? ¿Qué quiero? 

“La rueda de la vida” es una herramienta gráfica que se usa mucho en coaching*. Consiste en la delimitación de las diferentes áreas de la vida de una persona para que pueda tener una perspectiva clara y general de qué es lo que le está pasando. Esta práctica es muy útil porque, de un pantallazo, nos muestra qué necesitamos atender con más dedicación para lograr el estado que deseamos (“las áreas de mejora”, como las llama Tony Robbins). Por otra parte, es un recurso de autoevaluación (lo hacemos nosotros mismos) que no es complejo ni requiere demasiado tiempo. Para hacer este ejercicio DIY,  necesitamos:

  • Una persona dispuesta a escribir con total honestidad sobre lo que siente.
  • Un papel.
  • Una lapicera.

Una vez que tenemos todos los ingredientes, hacemos un círculo en el papel y lo dividimos en tantas porciones como nos parezca (según la relevancia que demos a cada una). Podemos seguir un ejemplo como este:

  • Salud
  • Economía
  • Trabajo
  • Diversión y ocio
  • Relación de pareja
  • Desarrollo personal
  • Familia
  • Amigos

A partir de ahí, vamos puntuando del 1 al 10 cada una de las secciones. Cuanto más al centro de la rueda, menor es la satisfacción o logro en esa sección  y menor el puntaje (1, 2…). Siguiendo ese criterio, cuanto más hacia afuera, mayor será la puntuación (9, 10…).

Pero atención, hay una serie de cuestiones a tener en cuenta antes de apoyar la lapicera:

  • Salud: Esto va mucho más allá de no estar enfermos. Engloba la sensación de vitalidad que tenemos para hacer las cosas de cada día; si mantenemos un peso adecuado; si tenemos problemas para dormir; si hacemos chequeos periódicos para monitorear nuestro estado de salud; si andamos “contracturados”, estresados, o con miedo por la vida, etc. Si tenemos alergias recurrentes, entre otras particularidades. Al tener en cuenta que la salud es un conjunto de factores biológicos, psicológicos y sociales, que deben estar en equilibrio, ya podremos anotar nuestro puntaje con mayor precisión.
  • Economía: ¿Marcha como querés — e incluso podés darte algunos gustos, como viajar— o te cuesta llegar a fin de mes?
  • Trabajo: ¿Estás conforme con tu actividad actual? ¿Hay algo que quisieras cambiar? ¿Dirías que estás aportando lo mejor de vos en eso que hacés o que es una obligación que tomaste para poder pagar las cuentas? ¿Sentís que valoran tu trabajo?
  • Diversión y ocio: ¿Hay algún pasatiempo que dejaste de lado y te gustaría retomar? ¿Hacés algo para distenderte? ¿Es suficiente el tiempo de desconexión o te hace falta más?
  • Relación de pareja: ¿Tu relación actual te satisface? ¿Podés seguir desarrollándote individualmente o relegaste muchas cosas por el proyecto común? Si no estás en pareja, ¿estás haciendo algo activamente para conocer gente y socializar?
  • Desarrollo personal: ¿Invertís en crecer interiormente? ¿Leés, te formas, o hacés cursos, sobre temas de desarrollo personal? ¿Cómo te conectás con vos mismo/a? ¿Meditás? ¿Llevás un diario donde volcás tus experiencias, aprendizajes y sentimientos? ¿Qué es lo que te funciona para alimentar tu espíritu?
  • Familia: ¿La relación que tenés con tus familiares es positiva para vos? ¿Contás con el apoyo emocional de tus seres queridos? ¿Hay alguna interacción para trabajar/sanar? ¿Creés que sería saludable poner ciertos límites?
  • Amigos: ¿Podés ser vos mismo/a con tus amigos? ¿Hay algunas relaciones actuales que ya no se sientan gratificantes? ¿Seguís teniendo puntos en común con tus amistades de siempre? ¿Las ves o las contactás seguido? ¿Es necesario que lo hagas? ¿Hay alguna amistad que quieras profundizar? ¿De qué manera “estás ahí” para tus amigos (y viceversa)?

Cuando terminamos de poner los puntos a cada una de las divisiones, lo que tenemos que hacer es unirlos mediante líneas, así:

¿Y ahora qué?

Cuando ya tenemos la rueda lista, la pregunta es “¿qué observo?”. Si el círculo es pequeño (o si su forma no se parece en nada a uno), significa que hay muchas áreas para trabajar; mientras que si es grande, nuestra vida está en mayor equilibrio en esta etapa.

Un ejemplo de análisis de la rueda de la vida

“Para lograr mayor satisfacción en general, necesito atender estas áreas de mi vida………………………………..”

“Con este ejercicio pude apreciar aquellas en las que me siento más satisfecho/a, como………………………….”

“Los puntos que merecen mayor prioridad en este momento para que pueda equilibrar la rueda son………….”

“Mi decisión es la de trabajar con un plan que me permita superar mis limitaciones en éstas áreas…………..  ”

“Eso incluye medidas como …………………”

Un ejemplo:

“Voy a crear espacios cotidianos de diversión donde pueda desconectarme del trabajo. Esto me va a permitir conectarme más con la naturaleza y mi niño/a interior. Me parece necesario porque el juego, además de ser “un cable a tierra”, es una fuente de creatividad con la cual todas las áreas de mi vida se ven favorecidas”.

Este autodiagnóstico nos permite tomar conciencia de qué tomar como prioridad a la hora de trabajar para sentirnos más plenos en todas las áreas de nuestra vida. Y sí, también para empezar el nuevo año con el pie derecho y sabiendo hacia donde ir.

 

* Coaching (entrenamiento, en inglés) es un método a través del cual el coach acompaña, instruye o entrena a una persona para que esta alcance sus metas o desarrolle habilidades específicas.
Mirala
About the author/Acerca del autor/a

Mirala

Team work, desde 2010 trabajando con amor por lo que hacemos



1 Comentario

  1. Patricia
    26 enero, 2018

    Bien, como hoja de ruta. Muchas veces en mi vida digo: “recalculando” El GPS me orienta

Dejanos tu opinión

Anterior Aceptar el diagnóstico, no el pronóstico
Proximo Días difíciles que cambian en un suspiro