¿Qué hacer si aparece un lobo o elefante marino en la playa?


Ante la presencia de un elefante marino en un balneario local,  nos contactamos con integrantes de la Fundación Fauna Argentina para conocer los principales puntos a tener en cuenta al momento de preservar el bienestar de estos animales.

Desde la ONG se comunicó que estaban al tanto de la presencia del ejemplar que apareció ayer en Miramar y que el mismo contó con la ayuda de los guardavidas y del público en general, quienes colocaron un cerco perimetral, tal como vienen indicando desde la institución en todas las campañas realizadas.

El cercado es una maniobra que se implementa con éxito desde 1986 y que busca garantizar un ámbito propicio para la recuperación.

Además, informaron la posibilidad de que el animal, al sentir  más calor y en un intento de regular su temperatura, ingrese solo al mar. Por ese motivo, más allá de la curiosidad que genere su presencia, es necesario no molestarlo mientras se rehabilita.

Ante la pregunta de por qué los elefantes marinos aparecen en la costa, los especialistas indicaron que se debe a que tienen una muda anual que dura entre 30 – 45 días. “Durante todo este tiempo, prácticamente no van al agua, salvo para regular su temperatura corporal”, señalaron.

Esto es lo que hay que hacer

1-No rodearlos: al hacerlo se les quita la correcta circulación de aire que necesitan. Improvisar un cerco de soga de entre 5 y 10 metros de diámetro para que la gente no pueda acercarse.

2-Nunca obligarlos a volver al mar: los motivos principales para salir de la playa son el descanso, las heridas o las enfermedades. Si se los devuelve al mar se les quita la posibilidad de recuperarse.

3-No tocarlos ni arrojarles arena, agua, u otros elementos: estas acciones irritan al animal y podría morderte. La falta de agua no los afecta. Pueden estar mucho tiempo, incluso varios días fuera del agua cuando lo necesitan.

4-No capturarlos: la captura con fines de curación debe hacerse en casos extremos debidamente comprobados por personal especializado.

5-Cuidarlos hasta que vuelvan solos al mar: cuando un lobo marino se encuentra sobre piedras o algún murallón NO está atrapado, es común que elijan esos lugares de descanso para restablecerse.

6-Difundir este protocolo a los medios de comunicación, por redes sociales y en ámbitos educativos.

Fuente: información de la FFA (Fundación Fauna Argentina)
Imagen: Paula Campos
Mirala
About the author/Acerca del autor/a

Mirala

Team work, desde 2010 trabajando con amor por lo que hacemos



Sin Comentarios

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Tu signo este mes
Proximo Febrero con propuestas para grandes y chicos