¿Cómo podemos prevenir el golpe de calor?


¿Qué es el golpe de calor?

Es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación). A raíz de esto, el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. En estas situaciones el organismo tiene dificultades para regular su temperatura y esta aumenta. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura. 

¿Se puede prevenir el golpe de calor?

Hay que tener en cuenta que no existe un tratamiento farmacológico contra el golpe de calor y solo se puede prevenir y contrarrestar con estos cuidados:

  • Tomar mayor cantidad de líquidos durante todo el día —sobre todo, agua— para mantener una hidratación adecuada (no esperar a tener sed para hacerlo). Evitar las bebidas: alcohólicas, azucaradas, con cafeína, y las muy frías o muy calientes.
  • Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
  • Usar ropa ligera, de algodón, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.
  • No exponerse al sol, especialmente al mediodía. Si no es posible, protegerse con el uso de ropa y protectores solares adecuados.
  • Evitar comidas muy pesadas (o muy abundantes) y preferir frutas y verduras.
  • No hacer actividad física intensa.
  • Bañar y mojar el cuerpo de bebés y niños pequeños con frecuencia. De ser posible, mantenerlos en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en casa o en lugares públicos) cuando la temperatura ambiente sea muy elevada.
  • Bebés: darles el pecho de manera más frecuente.
  • Asegurarse de que las mascotas y otros animales tengan agua y sombra.

¿Cuáles son sus síntomas y qué hacer si ocurre?

Ante temperatura mayor a 39º C (medida en la axila); sudoración excesiva; piel seca; agotamiento, cansancio o debilidad; mareos o desmayo; dolor de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos; y/o dolor de cabeza (sensación de latido u opresión), se deberá actuar rápidamente.

  • En primer lugar, se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño en agua helada.
  • Ofrecer agua fresca.
  • Trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado.
  • No administrar medicamentos antifebriles.
  • No friccionar la piel con alcohol.
  • Solicitar ayuda médica.

El golpe de calor puede ser muy grave, en especial para los bebés y niños. Por eso, ante los primeros síntomas no hay que demorar el traslado al centro de salud.

Fuentes consultadas:
www.msal.gob.ar/salud-y-desastres/index.php/informacion-para-ciudadanos/cuidados-de-la-salud/ola-de-calor
www.argentina.gob.ar/salud/glosario/golpedecalor
 ww.smn.gob.ar
Mirala
About the author/Acerca del autor/a

Mirala

Team work, desde 2010 trabajando con amor por lo que hacemos



Sin Comentarios

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Hantavirus: ¿Qué es y cómo se previene?
Proximo Las campanas suenan nuevamente en la Parroquia San Andrés